Una injusticia llamada PAC

Adjuntamos un documento elaborado por Veterinarios Sin Fronteras sobre la injusta distribución de los fondos de la PAC (Política Agraria Comunitaria).

Veterinarios Sin Fronteras es una Organización No Gubernamental para el Desarrollo (ONGD) que promueve desde la cooperación un modelo de desarrollo rural justo en favor de la Soberanía Alimentaria, como propuesta que dignifique la vida campesina y garantice la sostenibilidad ambiental, social y cultural del Derecho a la Alimentación para toda la población mundial.

Desde hace muchos años, la Política Agraria Comunitaria viene indignando a todas las personas que creen en la agricultura campesina y en un mundo rural vivo. Las principales controversias son, en primer lugar por la forma en que se asignan las subvenciones, donde algunas veces se ha asignado por superficie poseída y no por producción, lo que provoca que un agricultor que no produjese reciba la subvención(si bien es obligatorio desempeñar una serie de trabajos destinados a mantener el medio ambiente, a proteger el ecosistema y a mejorar la calidad y la salubridad de los productos), o incluso que le resultase más rentable no producir porque el producto lo va a vender por debajo de su coste real. Y en segundo lugar porque parte de la producción subvencionada se desecha o se exporta a países pobres, provocando que los productos de origen europeo, que han recibido una subvención que baja el precio del producto por debajo de su coste, sean vendidos a un precio artificialmente bajo, hundiendo las economías de los países extracomunitarios con predominio de la producción agrícola y de economías más pobres.

En el último Eurobarómetro –2010- sobre la Política Agraria Común (PAC), se pregunta si se debe seguir subvencionando a la agricultura europea. El 83% de la sociedad europea y el 88% de la española dice que sí. Si la pregunta hubiera sido si se debe seguir subvencionando a las grandes empresas del sector agroalimentario seguramente la respuesta seria distinta. Pero esa pregunta no se hizo.

Desde fuera del sector agrario se da por sobreentendido que las ayudas de la PAC son para los/as agricultores/as. Lamentablemente la Política Agraria actual no responde exactamente a esa premisa y mucho del dinero del contribuyente sirve para financiar a las grandes empresas del sector alimentario y al agronegocio. Ahora tenemos datos claros que cuantifican su injusticia e ilegitimidad, como han venido denunciando desde hace tiempo sindicatos agrarios y diversas organizaciones que defienden un mundo rural vivo en el seno de la Plataforma Rural.

Acceder al documento
.